Translate

LEON: COLOR, COLOR, COLOR...




6 comentarios:

Anónimo dijo...

Comparar el color de la pintura de San Isidoro con el de una vidriera de la catedral, con perdón, me parece una superficialidad, pues la gran diferencia se encuentra en su conceptualidad diametralmente opuesta, ora por la concepción vital que representa, ora por el tipo de lazo de comuncicación establecida con los fieles.
A pesar de ello, no deja de ser un amable intento de comparación cromatística basada en unas tomás impactantes que debe agradecerse.

Paco dijo...

Partes de un supuesto falso, amigo. No los estoy comparando. En ningun momento lo planteo asi.¿Superficialidad? Bien. Aceptado. Y con respecto al mensaje dices que tienen una conceptualidad diametralmente opuesta. Ahi ya no puedo estar de acuerdo contigo: el mensaje es el mismo, ya sea a traves de la luz exterior sobre las vidrieras o sobre la luz interior sobre los frescos.
Espero otra entrada tuya, creo que el tema no esta acabado, ni muchos menos.

Anónimo dijo...

Aceptado que puede no ser una comparativa, pero en lo que no puedo estar de acuerdo es en esa afirmación, creo que gravemente erronea, de que el mensaje es el mismo. Los elevación espiritual que el gótico quiere desvelar, no sería comprendida en el periodo románico, al estar dirigida a unos fieles con un concepto de la vida muy diferente, pues cutural y sociológicamente las diferencias son notables.
Saludos y que siga el debate.

Paco dijo...

Sigo opinando, amigo, que el mensaje es el mismo. Lo que cambia es el medio empleado. El gótico aporta novedades inimaginables unos siglos antes, y se beneficia de ello. ¿que hubo diferencias entre el XII y el XIV? ¡pues claro! Ah, y en Leon hay novedades "cromáticas" siglo XXI ¿seguimos hablando?...

TioPetros dijo...

A mí me da un poco de vergüenza expresar mis opiniones al respecto. Y ello por dos motivos: Primero: provengo del mundo de la ciencia, en el que las opiniones no tienen mayor valor que el color del pelo o de la piel de quien las profesa, y tiendo a valorar mucho más los hechos contrastados. Segundo: mi pasión por el románico es comparable a mi falta de conocimientos firmes.

Ahora bien, a base de leer a los que saben, y de disfrutar con las visitas a los templos a uno le va quedando un poso, una sensación (tan conocida en matemáticas) de que "todo encaja", y una convicción no siempre bien fundamentada ni explicable, pero sensible y fuerte de que el mensaje, como dice Paco; es el mismo en el románico y en el gótico. Cambian las formas, evidentemente, y cambia el tratamiento de la luz fundamentalmente. Ambos artes sagrados dan una importancia capital a la luz (en contra de lo que podemos tristemente leer en libros de texto que estudian nuestros hijos). El románico por medio de un cuidadoso tratamiento desde la oscuridad (que no hace sino resaltar la luz dándole un protagonismo excepcional), y el gótico, mediante la presencia ubicua de la misma. El edificio gótico es una plegaria que se eleva a Dios, por eso se eleva a las alturas mientras que el románico ES la casa de Dios, por eso todo confluye en el altar del presbiterio, en el centro del ábside. ¿Formas diferentes? Qué duda cabe. ¿Mensajes diferentes? Pues yo tampoco lo veo tan claro. Me parece más sencillo opinar que nuevas posibilidades técnicas facilitaron nuevas maneras de expresar el mismo mensaje.

Saludos a los dos, y gracias por posibilitar ese interesante debate.

TioPetros

Anónimo dijo...

Evidentemente el mensaje puede ser el mismo en su intención final, pero el camino es tan distinto que cuesta pensar en que lleven ambos la misma intencionalidad.
No podemos emplear el mismo lenguaje con campesinos y burgueses, y ahí reside precísamente la diferencia, sin dejar aparte que tampoco el clero puede mantener la misma mentalidad ante el cambio de circunstancias.