Translate

EL VIAJE PROMETIDO (5)





El 23, 24 y 27 Agosto de 2.013 tocamos aquí la partitura de Retortillo, fueron tres entradas que además de unas excelentes fotografías nos dieron la posibilidad de mantener una amplia tertulia. Recordaba entonces un anterior viaje a ese lugar, entrado el otoño, muy de mañana con la densa niebla cubriendo todo el entorno. En el silencio nos pareció oir ruidos de caballerías y roces de metal y cuero, entre jirones se adivinaban gentes armadas, cascos, escudos, espadas, a buen seguro, por su estandarte, centauros de la IV Legio Macedónica asentada en Julióbriga. Faunus y Terminus, protector de rebaños y pastores y guardián de los límites de los campos mantenían una animada charla al borde del camino…… sin embargo con la llegada de los primeros rayos del sol, se diluyó la niebla y con ella milites y dioses romanos, iluminando ruinas e iglesia únicos testigos de un sueño. En esta ocasión pleno agosto, no hay niebla, luce un sol radiante, el paisaje indescriptible, la casi decuria que venimos bordeando el embalse del Ebro desde su principio junto a la N623 llegan alucinados, en cada curva, en cada recodo hay peticiones de parar, el lugar es tan hermoso que invita a ello, una y cien veces. Sólo la promesa de llegar a un lugar aún mejor impide a duras penas el motín a bordo…. finalmente subimos el repecho final….. caballos y otros animales pastando en libertad al ladito mismo de la carretera …..finalmente las ruinas de Julióbriga y Santa Mª de Retortillo, parada y pie a tierra, descanso y tiempo libre a la tropa….. los más jóvenes en un ejercicio de escalada envidiable trepan a lo alto, junto a las campanas, ojalá ese plus de altura les ofrezca una panorámica que por siempre les resulte inolvidable.
 Texto:Antonio Matamoros
 Las fotografías son de Nieves Matamoros excepto la primera de la izquierda que es de Antonio Matamoros y la última de la derecha que es de Eric.

6 comentarios:

Paco Torralba dijo...

Está claro que tanto ermita, situación y paisaje de Retortillo no deja indiferente a nadie. Ni a nosotros ni a anteriores civilizaciones que dejaron sus (superpuestos) restos.
¡Queeeee????? ¿Otra ves el robot???¡¡La civilización futura, que también quiere estar en Retortillo!!!!

Matiitas Martin dijo...

Cierto ahí está el robot entrometido controlando la entrada.
Algo tendría el lugar para que los romanos expertos en obtener recursos para su metrópoli allí donde decidían asentarse, por las buenas negociando con las gentes del lugar o por la fuerza si ofrecían resistencia.

No parece lugar de producción de bienes sería, como parece el caso, punto administrativo y de descanso de las legiones que mantenían el orden romano en esa parte del Imperio.

En esos tiempos, siglos antes de la construcción del embalse del Ebro por tanto con un paisaje nada parecido al actual sería un valor estratégico el que les hiciera permanecer allí hasta bien entrado el declive y caída del Imperio.
Sea como fuere, lugar ideal para un dolce far niente... especialmente en verano.
AM

Paco Torralba dijo...

Pues si de romanos y cántabros hablamos pronto tiene que salir a relucir el nombre de Corocotta, aunque como en tantos otros nunca se sabrá dónde empieza la ficción y acaba la realidad. Incluso de su misma existencia, no ya de su famosa anécdota de la recompensa.
Muchos restos romanos por la zona. Y la ciudad de Julióbriga (premio para quien acierte en memoria de quien se le puso el nombre) parece ser que fue la mas importante en toda la zona cántabra. Con esa situación no es extraño...

Nieves dijo...

Precioso lugar. Imposible contener a la bestia del dedo flojo, la cámara echa humo. Por muchas fotografías que tomo, me queda la sensación de no poder recoger en ellas toda la belleza, todos los detalles de ese momento. El matrimonio entre la obra del hombre y la naturaleza, pocas veces ha dado un resultado tan bien avenido. Sin duda, inolvidable.

Gracias Paco, por permitirnos recordarlo y por tus comentarios. Maravilloso Astrágalo, que me permite disfrutar de ser aprendiz entre tanto maestro.

Paco Torralba dijo...

Nieves, para mí es un placer colarme virtualmente en vuestro coche y rememorar vuestro recorrido.
Y completándolo con nuestros comentarios entramos en ese "tercer viaje" que comentábamos hace algunas semanas.
Antonio me acaba de mandar las entregas 6 y 7.
Bien¡¡¡ El viaje continúa...

A.Matamoros dijo...

De personajes singulares está nuestra historia llena. Sólo si nos ceñimos a las provincias romanas en que dividió Hispania el Imperio, Lusitania, Bética y Tarraconense, encontraríamos material suficiente para que en Hollywood desterraran el paro y todos sus estudios trabajaran a toda máquina durante algunos años.
En cuanto a Corocotta, sólo hay que decir que si aceptamos su origen cántabro habrá que pensar que por su valor y dotes de mando fuera nacido en cualquiera de las dos caras de los Picos de Europa que incluía la comarca de la Liébana. Estas gentes vivían especialmente de la rapiña, de expoliar a los pueblos del valle.Independientes, su única dedicación, la guerra.
Por tanto, la llegada del Imperio con sus ejércitos con la idea de asentarse en la zona para asegurar así todos los envíos de oro desde las Médulas les alegró el cuerpo a nuestros amigos pendencieros y guerreros de oficio del lugar, con ello se dio lugar a las llamadas guerras cántabras, guerra de guerrillas en un terreno abrupto, difícil para los movimientos de las Legiones Romanas.
En este caldo de cultivo. Nace la figura de Corocotta, sin biografía, carente de datos originales de entonces sobre su figura. Catón el Viejo en sus Orígenes menciona las tierras de Cantabria pero no al personaje y conocía bien el tema ya que en su época de Cónsul en Hispania reprimió algunas revueltas.
Sólo Dion Casio, historiador y senador romano) en sus Historias de Roma menciona a un bandido en Hispania con ese nombre, pero el texto es un laudatorio sobre la figura de Augusto. Resumiendo, Corocotta, de existir, sería un tipo “ echao p´adelante “ que se cruzó toda Hispania, en guerra, hasta Tarraco (Augusto por su frágil salud pasaba grandes temporadas de reposo en Tarraco por su clima mediterráneo) para reclamar la “pasta” ofrecida por su cabeza……..inverosímil pero “guai” como dicen ahora.
AM