Translate

EL VIAJE PROMETIDO (3)





Piasca, donde se mezcla ficción y realidad. Os relataba en LFR, Diciembre de 2011 una historia oída en el Alto Campoo que hablaba del dominio de las Damas Verdes, hermosas dríadas (duendes de los árboles) y su corte de gnomos y elfos, en los caminos de los bosques de hayas, robles, tejos y encinas cuando las sombras caían sobre la espesura. Su presa los pobres caminantes que cruzándolos eran sorprendidos por la noche. Más tarde en Septiembre de 2.013 retomaba aquel hilo para contaros las desventuras de Elvia, jovencísima Dama Verde, abatido el roble donde moraba por el rayo y su deambular por Piedrasluengas que la llevó a descubrir a unos hombres singulares que levantaban una extraña construcción, en ella podían verse esculpidos rostros múltiples. Especialmente el de un bello doncel que robó el corazón de Elvia, quien desde entonces habitaba en los robles cercanos en vigilia eterna de su pétreo, frío y silencioso enamorado. Terminaba entonces contando…..la extraña sensación que experimentamos, solos en el lugar, al sentirnos espiados y nuestra marcha precipitada…… Este Agosto, quise volver con mi gente. Nada dije de lo sucedido hacia unos años en la visita que Conchita y yo hicimos al lugar, siendo imposible ya, que ella corroborara mi explicación, preferí callar para evitar bromas e incredulidad. Fijamos nuestro campamento en plena naturaleza, en un hermoso lugar. Acompaño unas fotografías, vedlas con ojos románicos, pero si alguien añade algo de fantasía repare el vivac de ensueño y especialmente las tres rocas al pie de la portada de poniente donde se encuentra el doncel hermoso… yo creo, de verdad…. que puestas por Elvia para, en los días de luna clara, subir hasta alcanzar al rostro de su amado y depositar sobre la fría piedra una cálida y amorosa caricia.. Acabo como el 24.09.2013…. “antes de marchar escudriñé a lo lejos los árboles donde me pareció ver a… Elvia, Dama Verde en vigilia permanente de su amante de piedra, celosa, más humana que dríada.” En esta ocasión, sin embargo, no vi recelo en su mirada, más me pareció un guiño agradecido por el secreto compartido. Insisto Paco, no será fácil mover a Elvia de Piasca.
Texto y fotografías: Antonio Matamoros

7 comentarios:

Paco Torralba dijo...

Seguimos disfrutando de tu (vuestro) viaje, Antonio.
Esta vez rememorando historias de dríadas, amores y vigilias.
Convenía con Nieves en la primera entrada de "El viaje prometido" que había tres momentos de disfrutar del viaje, ¿recuerdas?
Diría que añades una cuarta dimensión en esta nueva entrada.
Como dices de Piasca, mezclando ficción y realidad.
Un placer leerte, amigo

S.T. dijo...


Onde acaba o real e começa o maravilhoso ? Obrigado por partilhar .

Antonio Matamoros dijo...

Para hacer honor a la verdad, la fotografía del maravilloso vivac es de Nieves. La de la portada con maceta y planta en primer término es de Begoña. Igualmente en el texto se hace mención a la posibilidad de ver la de poniente con tres piedras de buen tamaño sobre la misma entrada aunque luego no aparece esa secuencia, sospecho que en mi envío debió perderse en el infinito internet. Imaginaros la portada citada donde se encuentran esculpidas varias figuras, entre ellas el guaperas que desasosiega a Elvia, bien, sobre la losa de la misma entrada encontramos tres piedras de buen tamaño haciendo pila… no llego a adivinar la razón salvo que tirando de imaginación… realmente haya sido obra de Elvia…. Se non é vero, é ben trobato…

Respetados P.T. y S.T. A veces en la vida la ficción y la realidad van hermanadas. La vida en una buena parte de los humanos es un transcurrir gris cuando no doloroso. Algunos, que soportan esos mismos problemas o incluso mayores tienen la virtud de soñar especialmente en escenarios sugerentes. Pienso que la visión de determinados lugares románicos, cuando más recónditos y solitarios sean despiertan la fabulación, la visión del aquel lugar en vida y en su época, el transitar de monjes, escultores, pintores, soldados, menestrales, agricultores, pastores, etc. es, me figuro, una posibilidad que nos brinda la imaginación y que nos ayuda a evadirnos de la realidad… aunque a no tardar volvamos a ella.
Luego está la figura del cuentacuentos… aquel que viviendo lo antedicho lo recrea sobre el papel… a mi me gusta la figura del trovador, juglar, trovero, bardo, cómicos de la legua….. en fin tipos estrafalarios, algo truhanes, picaros de poca monta que alegraban por un momento la triste y dura vida de las gentes.
AM

Paco Torralba dijo...

Pues la de las rocas no me ha llegado, Antonio.
¿"Hacker" Elvia?? Se non é vero...
Y, claro que si. La imaginación no sólo nos puede ayudar a evadirnos de la realidad (si es eso lo que queremos) sino a verla desde otros aspectos aparte del real. Pero, ojo, también "hay que trabajarla"¡¡¡

Matiitas Martin dijo...

He comprobado que no fuera un error mío y no, está entre las que envié. Pero pensando.. .pensando… creo que Elvia efectivamente actuó como “hacker” al presuponer que la colocación de las tres piedras era obra de Elvia, con el fin de utilizarlas cual escalera hasta alcanzar al guapito de cara, he puesto en entredicho sus facultades de hada o dríada….. mentecato de mi.. !! que levitan… hombre !! que no necesitan artilugios para elevarse….
AM

Paco Torralba dijo...

Perdón, perdón....
Descarté esa foto pero no la relacioné con las rocas de las que hablabas. Me preguntaba a que rocas podrás referirte. Luego he visto tres piedras superpuestas con no se que finalidad.
Por esta vez la Dama Verde no tiene la culpa. ¿O si?????
PD: Lo de Matiitas Martin me desconcierta un tanto. Y ya son muchos desconciertos en este hilo.
Hummm ¿Elvia detrás de todo????

A.Matamoros dijo...

Esa es la foto, pero entiendo la confusión al emplear por mi parte la palabra roca cuando se trataban de piedras. La finalidad para mi desconocida, encontramos la escena según se ve y nos fuimos dejándola como estaba. Entonces se me ocurrió
que fuera Elvia la autora con el fin de ganar algo de altura.
Lo de Matiitas Martin, hace ya bastante tiempo se empeñaron mis hijas en que abriera una cuenta (o como se llame) en Google y Facebook, por aquel entonces andaba con la historia del templario-cantero-etc. Roncelinus Martin de Payens y no se me ocurrió otra que emplear ese nombre añadiendo además el dibujito de un rostro que podría pertenecer a un personaje semejante. Huelga decir que no he vuelto por Facebook (bicho raro, diréis) y no utilizo el gmail.
En el blogg y en: elegir una identidad, sabes que da varias opciones: cuenta de Google, Nombre/URL, anónimo y alguna otra, yo siempre entro por nombre/URL pero en esa ocasión no debo haberlo hecho y por defecto, digo yo, toma la opción Google. De ahí el Matiitas e incluso ofrece el gmail roncelinus……, así de sencillo…
Elvia no está para nada que no sea la contemplación, vigilancia, embeleso y arrobamiento del mozo de Piasca.
AM